Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar
Destacada

I’m TERF

(explicando en Twitter mediante un hilo)

Visto y considerando que muchos de ustedes terminarán yéndose por mi postura (y difusión) TERF, me pareció más práctico dejar en claro cuáles son las definiciones y/o conceptos que comparto. Los que no están es porque son inventos queer a los que no dedicaré ni un minuto.

HILO:

RAE

hombre ➡️ «varón (persona del sexo masculino)»
♂️ ➡️ «varón que ha llegado a la edad adulta» https://dle.rae.es/hombre

mujer ➡️ «persona del sexo femenino»
♀️ ➡️ «mujer que ha llegado a la edad adulta» https://dle.rae.es/mujer

Ambas definiciones se basan en criterios BIOLÓGICOS, por lo que es acientífico afirmar que «el sexo es una construcción cultural».
Nacemos con caracteres sexuales primarios. Nacemos como macho y hembra de la especie humana. ¿Por qué? Para la reproducción de dicha especie.

género ➡️ «Grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, entendido éste desde un punto de vista sociocultural en lugar de exclusivamente biológico.» https://dle.rae.es/género
2 géneros: masculino # femenino

¿Qué es la orientación sexual?

«La orientación sexual se refiere a quién te atrae y hacia quién sientes atracción romántica, emocional y sexual.» Las orientaciones sexuales son tres: heterosexual, homosexual y bisexual. Algunos agregan asexual como la 4ª. https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/orientacion-sexual/orientacion-sexual

En esto le doy la derecha al inglés, es mucho más fácil definir hombre y mujer:

Cambridge Dictionary:

man ♂️ ➡️ "adult human male" https://dictionary.cambridge.org/es/diccionario/ingles-espanol/male

woman ♀️ ➡️ «adult human female» https://dictionary.cambridge.org/es/diccionario/ingles-espanol/female

Oxford English Dictionary:

gender ➡️ «the fact of being male or female, especially when considered with reference to social and cultural differences, rather than differences in biology; members of a particular gender as a group»
https://www.oxfordlearnersdictionaries.com/us/definition/english/gender?q=gender
masculinity # femininity

Sexual orientation

«Sexual orientation is defined as one’s sexual attractions and arousals toward one or both sexes.» https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780123739513000387

«These attractions are generally subsumed under heterosexuality, homosexuality, and bisexuality, while asexuality (the lack of sexual attraction to others) is sometimes identified as the fourth category.» https://en.wikipedia.org/wiki/Sexual_orientation

Por lo que se puede desprender de lo anterior, no creo en "sinónimos" confusos o inventados de ninguna de estas cosas, ni términos como "no binario", "género"(*), "queer", "transgenerismo", "identidad de género", "ideología o perspectiva de género", etc., etc.

*(Dado que el transactivismo se apropió del término "género" y le atribuyó su propio significado equiparándolo con "sexo", soy abolicionista del género)

Y no, no existen las mujeres trans porque ninguna mujer tiene pene. Si naciste con pene, sos HOMBRE.
Tampoco existen las "mujeres trans lesbianas" por la misma razón.
Y como bien dijo Magdalen Berns: "No es odio defender tus derechos, y no es odio decir la verdad."

Magdalen

💜💜💜

Magdalen Berns Radfem GIF

Originally tweeted by ÐεNιиgυиίѕιмαMαиεяα ♀️ (@KoalaSuspicaz) on 9 abril, 2022.

Destacada

Ⲉⳑ ⳨ⲉⲙⲓⲛⲓ⳽ⲙⲟ Ⲉ⳽ Ⲇⲃⲟⳑⲓⲥⲓⲟⲛⲓ⳽ⲧⲇ 

Como colectıvα αbolıcıonıstα, Lα Cuαrtα Olα tiene lα oblıgαcıón morαl de exıgır este #8M2022 reıvındıcαcıones que no necesαrıαmente son compαrtıdαs en su totαlıdαd por el resto del movımıento femınıstα uruguαчo: 

  • El reconocımıento de lα prostıtucıón ч lα pornogrαfı́α como formαs de vıolencıα contrα mujeres ч nıñαs. 
  • Lα αbolıcıón de lα prostıtucıón ч lα pornogrαfı́α чα que son formαs de explotαcıón sexuαl. 
  • El Estαdo deberά cαpαcıtαr α lαs ex prostıtutαs ч/o αctrıces porno pαrα que puedαn αcceder α un empleo con sαlαrıo dıgno, evıtαndo αsı́ que regresen α lα prostıtucıón ч/o porno porque «gαnαn mάs». 
  • Estαblecer como delıto, ч su subsecuente penα, contrαtαr prostıtutαs ч/o fılmαr o dıstrıbuır pelı́culαs pornogrάfıcαs.  Sın puteros no hαч prostıtucıón.
  • Derogαcıón del Cαpı́tulo IV de lα Leч Nº 19167 (De lα Gestαcıón Subrogαdα) ч promover medıαnte lα legıslαcıón lα prohıbıcıón de lα gestαcıón subrogαdα (de cuαlquıer tıpo) ч/o αlquıler de vıentres.  Nuestros cuerpos no son recıpıentes. 
  • El Estαdo velαrά por impedir el borrαdo jurı́dıco de lαs mujeres rechαzαndo cuαlquıer proчecto de leч que permıtα lα αutoαsıgnαcıón del sexo dıstıntα αl dαdo bıológıcαmente αl nαcer, no αsı́ lα αutoαsıgnαcıón del género que es propıα de cαdα personα. 

Nos concentrαmos ч mαrchαmos con el resto de compαñerαs femınıstαs en lα Plαzα Lıbertαd α lα horα 18. 

«𝛱𝜎𝑠 𝑚𝜇𝜀𝜈𝜀 𝜀𝑙 𝜕𝜀𝑠𝜀𝜎, 𝜀𝜋𝑐𝜀𝜋𝜕𝜀𝑚𝜎𝑠 𝑚𝜀𝑚𝜎𝑟𝜄𝛼, ¡𝘩𝛼𝑐𝜀𝑚𝜎𝑠 𝘩𝜄𝑠𝜏𝜎𝑟𝜄𝛼!» 

Destacada

Budismo tibetano: cómo cuidarnos a nosotr@s mism@s.

Video cortito de faceBuda que dedico con amor 💜 a todas esas personas ignorantes que creen que la depresión y otras dolencias psicofísicas (sí, tienen un componente BIOLÓGICO) no existen y no son más que formas de “hacerse el/la viv@” o “no querer laburar”.

Prestar especial atención desde el minuto 1:55 hasta el 2:53. No es mucho, cierto?

Ojalá nunca les pase! 💜

Namasté. 🕉️🙏🏼

La New Age

Vengo escuchando desde el 2000 sobre la New Age. Para mí, cuyo «dios» era la ciencia me parecía una chantada de gente que tomaba de aquí y de allá cosas de la filosofía oriental (sin estudiarla a fondo tomando en cuenta las enormes diferencias culturales entre Occidente y Oriente) y hacía un menjunje con filosofía occidental y de la mezcla de ambas surgió la New Age, hasta con la creación de una corriente psicológica que se utiliza en terapia.

Pocos años después, se dio la «causalidad» (no creo en casualidades sino en «causalidades») de que una amiga que vive en Nueva Zelanda, me recomendó que leyera el libro «El secreto» de Rhonda Byrnes, y, a la vez, mi madre me recomendó ver la película que justo la vio en un curso (y me la consiguió)

Dado que la autora es anglosajona en la película el énfasis está puesto en el dinero. En el libro, en cambio, se tratan todos los temas que afectan, de una forma u otra, a los seres humanos. Yo recomendaría ver la película primero para no decepcionarse. Ese libro me cambió la vida y recién ahora esta cartesiana lo reconoce sin culpa. Lo puse en práctica y funcionó. Cuando dejé de practicar la ley de atracción mi vida volvió a ser la que era antes de conocerla, o sea, retrocedí todo lo que había avanzado. Solamente mantengo, en primer lugar, la esperanza de tener la voluntad de volver a practicarla, y en segundo lugar una frase que es algo parecido a un mantra y que utilizo cuando necesito tranquilizarme ante algo:

«En este Universo en el que vivo todo es completo y perfecto y yo confío ciegamente, con toda mi alma, que cada una de las cosas se solucionan solas y en mi favor.»

Encontré el libro en pdf y lo divulgué entre la mayor cantidad de personas posible, así como la frase y otras cosas adicionales que obtuve con posterioridad. Varias de esas personas empezaron a aplicarla y a cuidar su lenguaje para atraer sólo cosas positivas.

En un momento malo de mi vida, un amigo riverense bastante New Age pero pensante, me recomendó que pintara mandalas como terapia. Fue de los mejores consejos que me han dado. Yo, que en el diccionario cuando buscás la definición de «impaciente» dice mi nombre, me compré un montón de lápices de colores, imprimí mandalas para colorear (de dibujarlas nada, soy incapaz de dibujar la «o» con un vaso) y con infinita paciencia y mi manía de la perfección coloreé muchas, hasta regalé algunas. Obvio que a mi amigo riverense le pinté una y se la di cuando vino a Montevideo. «Causalmente» elegí su gama de colores favorito. Olvidé comentar que la elección de los mismos para cada mandala era totalmente al azar. Miraba los lápices y elegía los que me llamaban la atención en ese momento.

Lo siguiente que integré a mi vida fueron las piedras energéticas. Como antecedente siempre amé las piedras y soy una alpinista frustrada. Me puedo resbalar y caer sobre cualquier superficie, excepto sobre rocas. Me autodenomino «cleptómana de piedras» porque cuando veo una que me atrae me la llevo, sin importar que tenga dueño. En una época las pintaba con esmalte de uñas y todo, y hasta le devolví pintado un canto rodado a mi psicólogo que se lo había robado de una maceta porque me dio mucha vergüenza lo que había hecho. Hasta a quienes se van de vacaciones les pido que me traigan una piedrita de la playa.

No estoy segura si las piedras energéticas llegaron a mí a través de una artesana que me regaló una mini bolsa tejida en crochet con varias piedritas cuidadosamente elegidas por ella, o a través de mi madre que me regaló un collar con una turmalina negra; piedra que absorbe la mala energía y/o vibras negativas que otras personas emitan hacia vos. A partir de ahí, empecé a comprar piedras energéticas y los tres tomos de La Biblia de los Cristales para saber en qué te ayudan. No las uso sobre mi cuerpo, pero sí las llevo conmigo a diario. Y como a veces es creer o reventar, tenía una turmalina negra bastante grande que ponía en el escritorio del trabajo durante mi jornada laboral y al terminar, la dejaba allí guardada bajo llave hasta el día siguiente. Un día abrí el cajón y la turmalina estaba partida en dos. Nunca había visto algo así. Era lo único roto de todas las cosas que guardaba ahí. Cuando se lo comenté a una joyera su respuesta fue: «te tienen mucha envidia, la piedra absorbió todo y se rompió.» No se me ocurre qué podrían envidiarme a mí pero nadie más me dio otra explicación posible. Obviamente me compré una nueva enseguida.

Sufriendo una jefa a la que le encantaba hacernos mobbing a varios, una compañera de otra área me sugirió que viera a su suegra que, aunque es pediatra, se dedica a la biodecodificación. Y tomé su sugerencia y debo decir que me ayudó a pasar el mal trago y no olvido algo que me dijo: «ella está en tu vida para enseñarte algo». En ese momento era algo difícil de creer mas años después confirmé que sí me había enseñado algo: nadie más me iba a irrespetar así sin que yo le parara los pies. Y lo sé porque lo tuve que poner en práctica, cosa que no sé si me hubiera atrevido a hacer sin esa experiencia anterior.

En un curso al que me envió, junto a otros, la empresa, la instructora me pasó el teléfono de una facilitadora de biodanza porque creyó que me haría bien. Yo ni puñetera idea de qué era la biodanza pero, con una amiga, fuimos a una actividad a ver si nos gustaba y hacía bien. Nos encantó. Y empezamos a ir religiosamente cada sábado por la mañana (¿quién creería que yo madrugara un sábado por algo?) Me ayudó muchísimo mientras el grupo estuvo abierto. Después vino la pandemia y luego la artrosis en mis rodillas que me impide realizar ese tipo de actividades. Realmente la extraño. Es una terapia maravillosa. La recomiendo de corazón.

Y, lo último por ahora, tiene que ver con el budismo zen (laico), las monjas tibetanas y la meditación como la hacen ellas, y Ganesh (dios hindú de la abundancia) A Ganesh lo conocí por la misma instructora que me recomendó la biodanza, supuestamente budista ella aunque al final demostró (como varios supuestos budistas que conocí) que de budista ni un pelo. Me gustó la historia de Ganesh (un indio me confirmó que se dice así no «Ganesha») y sí, le prendo una vela (junto a Buda) a diario básicamente pidiendo por salud porque hay varias personas, además de mí (siempre le pedís para vos primero), que están atravesando enfermedades jodidas, a través del mantra para la salud escrito en un papel y puesto debajo de cada una de las figuras. El mantra pide salud para todos los seres, yo le agregué los nombres de esas personas. El mantra dice:

«Ra Ma Da Sa» – «Sa Se So Hang» (se repite 3 veces, tanto por escrito como si se recita con la yapamala)

Al budismo zen (laico) llegué por un curso de un chanta argentino que vive en Europa. Obviamente no terminé el curso. Y me bloqueó de todas partes el «budista». Lo bueno de esta experiencia es que aprendí lo que era una «yapamala» o «mala» y la hice casera ejerciendo la paciencia una vez más. (Antes, me olvidaba, hice mindfulness, derivado del budismo, pero no lo terminé; no era mi momento y me hacía más mal que bien) Descubrí el canal de YouTube de las monjas budistas tibetanas y asimismo el instituto gratuito donde te enseñan a meditar (diferente al yoga) y tienen varias salas de meditación según sobre qué quieras meditar. Hice el curso de Aprender a Meditar en 21 Días con la Venerable Damcho («causalmente» esa edición del curso lo hizo la monja de más jerarquía que es un amor y muy sabia) y lo cumplí a rajatabla… esos 21 días. Sí, soy bastante vaga pero sigo utilizando la respiración para tranquilizarme cuando es necesario.

Toda esta diatriba me nació a partir de ver esta investigación sobre las sectas de la New Age. No dudo que todo esto es cierto, sólo quería mostrarles como uno puede tomar cosas que aportan a su vida sin necesidad de terminar inserto en una secta que todos los seres pensantes sabemos que es para manipular y quitar dinero a sus miembros, sea New Age, cristiana, budista, judía, musulmana, ciencióloga, etc. Espero no haber aburrido con mi eclecticismo (en la música soy igual) y ayudar a difundir esta investigación para evitar más víctimas de esta clase despreciable de estafadores.

Flores en mi tumba

Los Traidores – Flores en mi tumba

Tu mirada en mis ojos
las lágrimas que caen
un destello de mi soledad
un adiós y nada más.

El silencio hiela el día
sigue siendo solo un día más
de otro tiempo, de otra vida
tal vez de un mejor lugar.

Flores en mi tumba
¿quién las pondrá? Ooohh
Flores en mi tumba
y mucho que olvidar.

Tus palabras en mi alma
mi silencio al recordar
un epitafio muy simple
que no podrás pronunciar.

Pondré flores en mi tumba
¿quién las pondrá si no (si no, si no)?
Solo flores en mi tumba
y nada más…

Flores en mi tumba
Flores en mi tumba
Solo flores en mi tumba
Flores, flores, flores en mi tumba

Flores en mi tumba
Flores en mi tumba
Flores en mi tumba
(sigan, sigan)

#StopSectaQueer

¿Saben realmente lo triste y desolador que es enterarse cada día de un nuevo atropello de la secta queer y sus transactivistas contra LA MUJER? ¿Y el lavado de cerebro que están haciendo a las nuevas generaciones?

¿Hasta cuándo?

#StopDelirioTrans #StopCensuraTrans

La niña que quiso ser escritora

Prólogo

Hace mucho, mucho tiempo, cuando mi infancia transcurría entre ser una de las «tragas» de la clase y leer todo libro que se me pusiera por delante, soñé que de grande sería escritora. Pero no cualquier escritora, escritora de novelas. Ya llevaba un diario (pésima idea, no lo hagan) y, en mi inocencia, creí que sería una tarea fácil.

Así que un día, con 11 o 12 años emprendí la tarea de llevar a cabo mi sueño. Comencé a escribir mi novela. La misma no pasó de las 5 hojas (¿o eran páginas?) a mano. Imagínense mi frustración. «Eso» no era una novela, era un simple cuento. No era malo para ser el primero pero no cumplía mis expectativas (¿auto exigencia exagerada en pos de la excelencia, quizás? ¡Claro que sí!)

Hoy, con el diario del lunes, entiendo que mi «problema» es que poseo un gran poder de síntesis, el cual me ha beneficiado o perjudicado en mi educación dependiendo el tipo de profesor/a que me haya tocado.

El otro detalle a considerar es que sistemáticamente tiendo a ser autobiográfica, como si mi imaginación, que la tengo, desapareciera en el momento en que agarro una lapicera o un teclado.

Ese sueño nunca desapareció, sigue latente en mí y, como buena taurina terca, quiero llevarlo a cabo. Podría tomar un taller de escritura. Lo sé. Pero quiero lograrlo, o no, sola.

Durante varios años escribí cosas cortas en la red social Tumblr que tuvieron sus fans, y hasta pensé en recolectarlos y unirlos al mejor estilo Darwin Desbocatti pero sentí que sería hacer trampa. Ahora están casi imposibles de localizar cuando cambié el uso que le daba a Tumblr a la militancia feminista. Cuando escribo, lo hago acá, en WordPress, así ya no entrevero los tantos (aunque escribo de feminismo también) y me resulta, por la clasificación propia de la app, más fácil ubicar publicaciones.

¿Ven lo que digo sobre ser sintética? Seis párrafos introductorios. Hasta ahí llegué y se me acabaron las ideas (al menos las que considere dignas de compartir)

Nos leeremos pronto… o no.

Las suculentas y el Feng Shui, una combinación para atraer la buena suerte

Las suculentas no sólo son una de las plantas más populares en decoración, sino que, según el Feng Shui, éstas son la combinación perfecta para atraer la buena suerte en hogar.

Gracias a su significado, las suculentas y cactus en general son un elemento esencial para atraer la energía positiva, por lo que es importante conocer sus tipos y dónde colocarlas. A continuación, compartimos la combinación para atraer la buena suerte en casa con suculentas según el Feng Shui.

De acuerdo con la filosofía del Feng Shui, las suculentas y cactus son ideales para atraer la buena suerte, ya que estas ayudan a equilibrar la energía y el Chi en cualquier espacio, mejorando el flujo de la energía positiva en casa.

Según la forma de sus hojas, flores, su aroma y longevidad, estas plantas generan energía al captar los rayos del sol para hacer la fotosíntesis, lo cual se conoce como energía Yang y se transforma en energía Ying por medio de este proceso, trayendo vitalidad, armonía y abundancia.

De acuerdo con el Feng Shui, las suculentas o crasas aportan armonía y protección en casa, además de ayudar a purificar la energía negativa y transformarla en energía positiva, es decir, el Ying Yang, a través del proceso de fotosíntesis.

Además, este tipo de plantas junto con los cactus, son un elemento decorativo que ayuda a mantener la frescura y humedad de cualquier espacio.

Para aprovechar los beneficios de las suculentas, el Feng Shui recomienda colocar las suculentas en espacios con luz, ya sea en la ventana, en el balcón o la terraza.

También, éstas se pueden colocar en diagonal a la puerta principal, al lado de la cama, o cerca de aparatos electrónicos como microondas, radio, tele, etc., para que éstas absorban las energías negativas.

Aunque existe una gran variedad de suculentas y cactus, algunas de las más populares según el Feng Shui son:

Crassula Portulacaria Afra

Atrae la abundancia y el dinero, la alegría y la buena suerte, ya sea en casa o en el trabajo. Por ello, se debe colocar en espacios con luz indirecta.

Crasulla Ovata (o jade)

También conocida como jade, esta planta atrae la prosperidad, riqueza y abundancia, es longeva y generalmente se coloca en espacios con semi sombra, ya sea en interiores o exteriores.

Echeveria (o rosa verde)

Esta plata de hojas carnosas es un símbolo de protección en el hogar, además de atraer la armonía. Por ello, se puede colocar tanto en interiores como exteriores.

Sábila (o aloe vera)

También conocida como aloe vera, esta planta ayuda a alejar las malas vibras y a proteger la casa, por lo que suele colocarse en el exterior o en la entrada de visitas.

Cactus

Los cactus en general son considerados amuleto de fuerza y protección, ya que sus espinas ahuyentan las energías negativas. Por ello, se colocan en lugares abiertos, ventanas, balcones y terrazas.

Fuente: https://www.admagazine.com/estilo-de-vida/como-atraer-la-buena-suerte-con-suculentas-y-feng-shui-20210823-8920-articulos

¿Profunda o pijuda?

Ya no tenés 20

Ella me cuenta que al fin entendió lo que es tenerla grande cuando manejó una 4×4.Me sentí pijuda,fueron las palabras que usó. Recordé cuando años atrás, una amiga tuvo un sueño donde tenía pene y se sintió extremadamente poderosa. Me lo vendió tan bien que me dieron ganas de que me crezca uno.

Lo único que envidió del pene es poder orinar parada. En mi proceso de deconstrucción, reconozco las veces que hablé de mis órganos genitales masculinos imaginarios con frases como tengo los huevos llenos o me llega a la punta del pito.

En el año 2004 fue la primera vez que escuché a una compañera de la escuela decirme llega a la punta de la tetayme chupa un ovario. Quedé impactada y me pareció chocante decir en voz alta que tengo tetas. Por eso, preferí seguir hablando de mi pene fantasma…

Ver la entrada original 92 palabras más

Nosotras, la no-trans

por Juana Gallego

Nota: El 15/03/2022 la Universitat Autònoma de Barcelona permite boicot a la profesora de periodismo Juana Gallego, directora del Máster Género y Comunicación de la UAB.

Como ya no creo en la razón, tiendo a pensar que se ha expandido en la atmósfera un virus, polvillo, esencia o fragancia que afecta a las neuronas impidiendo pensar. No de otra manera se puede entender que universalmente se haya instalado en menos de 5 años la idea de que el sexo biológico no existe, o si existe es irrelevante, o directamente un invento del lenguaje (Butler dixit). Que cada uno pueda decidir qué ser, si hombre, mujer o alienígena. Que el cuerpo material no tenga nada que decir sobre el lugar que ocupamos en la sociedad,  y que todo se haya trasladado a la “esencia interior”, desde donde se proyecta la luz del auténtico yo. Que la realidad se fabrique según los deseos de cada cual, y que además estos deseos no puedan ser cuestionados por nadie bajo pena de exclusión herética o de cuantiosa multa. No sé qué es peor.

Que los transactivistas defiendan sus delirios a capa y espada lo puedo hasta entender; ya me cuesta un poco más comprender cómo tantas periodistas de relumbrón, tanto intelectual charlatán, tanto político vende humo y tanto alto funcionariado pegasellos  haya aceptado verdades reveladas, totalmente alejadas de la ciencia o el empirismo más elemental.

Pero lo que ya me deja totalmente estupefacta, atónica y ojiplática es que hasta el mismísimo Consejo General del Poder Judicial haya comprado el discurso trans y ahora divida a las mujeres entre las trans y las no trans.  Según la sabia reflexión de nuestro más alto organismo de la judicatura (bueno, no sé si es el más alto o el mediano, en todo caso alto está en la pirámide judicial),  y según he podido leer en su Informe sobre el anteproyecto de Ley Trans, no solo no cuestiona la autodeterminación de sexo, sino que se abona a la idea de que ya no hay hombres o mujeres, ese binarismo tan arcaico, sino que ahora ha sido sustituido por el binarismo trans, no-trans.  Sí, es verdad que pone de relieve que el proyecto de ley tiene “algunos aspectos oscuros”, y destaca la preocupación por la insuficiente protección de los menores a los que se aboca a la hormonación, o la injusticia que podría representar la participación de las mujeres trans en el deporte femenino frente a las no trans. Pero llegar a esas conclusiones lo puede hacer hasta una criatura de primaria, no hace falta ser juez.

Que las universidades, judicatura, colegios médicos y profesionales, partidos políticos, sindicatos, multinacionales y la administración en pleno haya comprado ese discurso sin someterlo al más mínimo análisis racional es, como diría Tirant lo Blanch, digno de admirar. Una de dos: o la mayoría de las personas que forman parte de las élites sociales creen que ese debate es un tema menor que solo preocupa a cuatro feministas trasnochadas o realmente han respirado el virus de la ignorancia y la sinrazón.

O peor aún, han vislumbrado el poder subversivo del feminismo real y su capacidad para transformar el mundo y están haciendo todo lo posible para dinamitarlo. Apoyando una ideología oscurantista y retrógrada disfrazada de transgresión acabaremos con ese movimiento que pretende que las mujeres se salgan con la suya imponiendo las leyes de la sensatez y de la razón. ¡Muera la inteligencia! ¡Viva el pensamiento medieval!

Repitamos todos a coro: No se nace ni hombre ni mujer, pero sí se nace trans.

12/04/2022

Texto de Amparo Mañés censurado por Facebook el 13/02/2021

Nota: El 12/02/2022 la Universidad de Valencia despide a su directora de Igualdad Amparo Mañés.

Me han censurado este post en Facebook por considerar que utilizo lenguaje que incita al odio: 

Ser mujer es haber nacido como hembra de la especie humana. Es cuerpo, es biología, es naturaleza. Es sexo. El sexo no es ni bueno ni malo, es una realidad material. Pero en base a él se construye el género que nos oprime. Ese “llegar a ser mujer” patriarcal supone que:

Ser mujer es que mutilen tu cuerpo, desde agujeros en las orejas hasta la horrenda y criminal ablación del clítoris.

Ser mujer es que se ejerza un férreo control sobre tus capacidades sexuales y reproductivas.

Ser mujer es que te enseñen a avergonzarte de tu cuerpo, de necesitar arreglarlo porque parece que nacemos estropeadas de saber que tenemos una fecha de envasado cada vez más temprana y una fecha de caducidad cada vez más corta.

Ser mujer es haber recibido una educación formal e informal destinada a inferiorizarnos, someternos sexual (para uno o para muchos, según la suerte que hayas tenido) y reproductivamente. 

Ser mujer es que nos hipersexualicen para cosificarnos y reducirnos a objetos que sólo sirven para satisfacer la sexualidad de los hombres.

Ser mujer es que apelen a nuestra naturaleza sexual, pero seamos nosotras las que debemos ser racionales y ponernos velo o ser recatadas para no soltar a la bestia que los hombres, tan racionales ellos, llevan dentro.

Ser mujer es que te conviertan en objeto pornográfico donde todo cabe: humillación, violencia, violación y asesinato, y que tengamos que fingir que eso nos gusta cuando es a ellos a quien complace vejarnos y violentarnos de todas las maneras imaginables e inimaginables.

Ser mujer es que llevemos sobre nuestros hombros el honor de la familia y muramos o nos maten para salvaguardarlo. 

Ser mujer es que nos hayan metido en el ADN que vivimos para otros, que hacemos trabajos gratis por amor, que el amor todo lo puede, aunque acabe haciéndonos daño o matándonos.

Ser mujer es que nos traten con condescendencia cuando no con desprecio.

Ser mujer es soportar todo tipo de violencia masculina si osamos traspasar cualquiera de los límites que el Patriarcado nos impone.

Ser mujer es que haya espacios y tiempos que no nos pertenecen porque son peligrosos para nosotras. 

Ser mujer es que nuestra seguridad, nuestra integridad y nuestra vida no estén nunca suficientemente garantizadas. Tanto si denunciamos (y entonces nos revictimizan) como si no denunciamos.

Ser mujer es que nos contraten menos. Si somos jóvenes porque estamos en edad fértil y si somos mayores por serlo. 

Ser mujer es poseer el 1% de la tierra mientras que los hombres poseen el 99%.

Ser mujer es que nos remuneren menos por igual trabajo que los hombres. 

Ser mujer es conocer de suelos pegajosos y techos de cristal. 

Ser mujer es realizar gratuitamente la labor más valiosa de cualquier país: Gestar, criar y cuidar a su ciudadanía… y como premio, nos reduzcan la pensión por haber tenido que renunciar a ascensos o a una jornada completa o, incluso, renunciar al trabajo.

Ser mujer es que nos desprecien, acosen, marginen, nieguen, oculten o arrebaten nuestros méritos.

Ser mujer es necesitar cuotas para que no se sigan negando nuestros méritos. Porque si no existieran las cuotas, los hombres seguirían teniendo el 100% de todo. Lo que nunca, por cierto, les ha parecido abusivo.

Ser mujer es que te esperen callada porque si hablas serás ignorada, acusada de manipuladora o de mentirosa. Y si hablas bien, es esperar que se apropien de tus palabras y de tus ideas.

Ser mujer es que te invisibilicen en el lenguaje y no tener derecho a ser nombradas porque “ya estamos incluidas en el masculino” que es el genérico por votación popular…entre los hombres. 

Ser mujer es aceptar que todos los colectivos discriminados son cosa nuestra, con la peculiaridad de que luchar contra nuestra opresión es permanentemente relegado, para dar prioridad a esos colectivos que jamás priorizan nuestros intereses frente a los suyos.

Ser mujer es ver con tristeza la traición de mujeres -tan alienadas por el patriarcado- que se creen sus mentiras, y que se sienten pagadas con una palmadita en la espalda, sin percatarse de que se las desprecia incluso más que a quienes luchamos contra su opresión.

Ser mujer es ver cómo al romperse el matrimonio, las instituciones se inventan todo tipo de falsos síndromes para consolidar la creencia de que mentimos o manipulamos (los hombres, en cambio, se ve que son seres de luz y no mienten ni manipulan nunca) y arrebatarnos a nuestra descendencia para favorecer a padres descuidados mientras hubo convivencia y que de repente tienen el “síndrome de la paternidad sobrevenida” para vengarse o para ahorrarse la pensión. 

Ser mujer es ver cómo la justicia habla del interés superior de los y las menores, pero en realidad aplica el interés superior de los hombres.

Ser mujer es ser consciente de que la justicia es menos justicia para nosotras.

TODO ESO ES GÉNERO.

Y EL FEMINISMO es el movimiento revolucionario pacífico que se posiciona en contra de todas estas injusticias patriarcales que he relatado y otras tantas que podrían añadirse.

Y por eso no hace falta dar carnets de feminista. Porque es feminista quien reclama la abolición del género opresor, el fin de la explotación sexual y reproductiva, los derechos humanos de las mujeres, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en todos los órdenes (civil, laboral, económico, social, familiar…), nuestra dignidad y EL RESPETO que merecemos, que no es ni un ápice menos que el que merecen los hombres. Y nada para el feminismo debe ser más importante que todo esto. Esa es nuestra agenda.

¡RETROCEDER, NI PARA COGER IMPULSO!